Los imperdibles en China

Comparte:

El país más poblado y con más megaciudades en Asia es China. En este país habitan 53 grupos étnicos y se hablan cerca de trescientos idiomas. Sin duda, el centro de atracción es la Muralla China, nueva maravilla del mundo moderno, y uno de los lugares más visitados en el país.

La Gran Muralla comprende muros, pasadizos, atalayas, castillos y fortalezas. Las paredes están hechas de grandes bloques de piedra. La mayor parte de La muralla que hoy vemos data de la dinastía Ming. La construcción se extiende por 6 mil kilómetros y atraviesa 15 provincias chinas. Si decide visitarla, es conveniente recorrer la sección mejor conservada, en Badaling, Beijing; se recomienda llevar agua y comida si está planeando una larga caminata, porque no hay tiendas ni restaurantes cercanos.

Otra atracción en Beijing es la Ciudad Prohibida o el Palacio Imperial, donde los emperadores de las dinastías Ming y Qing regían el país. Ahora es un museo donde los turistas pueden apreciar la arquitectura de un palacio tradicional y admirar los tesoros ahí guardados.

El templo de Lama, el lugar religioso más visitado de Beijing, está dedicado a la secta amarilla del budismo. Es un templo activo y tiene una valiosa reliquia: la estatua de Buda más grande tallada en un árbol. Es el único templo en el centro de Beijing que tiene su propia parada de metro.

Y para vivir lo cotidiano de este país le recomendamos un recorrido por el área de Shichahai en las antiguas zonas hutong de Beijing. Aborde un bicitaxi y recorra calles y casas tradicionales, que el gobierno chino protege para que no desaparezcan.

Una opción de hospedaje en el corazón de Beijing es el Mandarin Oriental Wangfujing. Está muy cerca de la Ciudad Prohibida y cuenta con todas las comodidades para descansar después de las largas caminatas en la ciudad.

Y bueno, no podemos dejar de lado las recomendaciones culinarias en este segmento del mundo. Sin duda, la cocina china es una de las más ricas en Asia, y Dadong Roast Duck Restaurant en Beijing puede ser una opción para comprobarlo. No espere el glamour de occidente ni un restaurante íntimo: es un edificio de cuatro pisos que ofrece cerca de mil menús y cuenta con una carta de 400 especialidades que varía con la temporada. Es un restaurante de alta cocina china contemporánea, y nuestra recomendación en este lugar es el imprescindible pato asado al estilo Pekín, que se cocina a la leña y da como resultado una piel crocante, pero con una carne muy jugosa; para quien lo solicita, sirven la piel con caviar producido en China. Para acompañar le recomendamos probar la cerveza Tsingtao, una lager con sabor a malta y un toque de lúpulo; lo peculiar de esta bebida es que se produce con el agua de manantial de la provincia de Shangdong, una zona montañosa conocida por la pureza de su agua. Si le gustan más los cocteles, el Dragón Verde contiene ginebra, crema de menta y Kummel. Le encantará la combinación de sabores dulces con el toque herbal.

Hablar de Asia es fascinante, pero vivirlo será aún más.

Te recomendamos

Deja tu Comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img