El sabor de Francia en Dammann Frères

Comparte:

La historia de Dammann se remite a 1692 cuando el Rey Luis XIV le concedió al Señor Damame, el derecho exclusivo para vender tés en Francia. A partir de entonces el té era vendido a la realeza y a un sector muy limitado de la sociedad, lo que refrendó la exclusividad de este producto.

Pasaron los años y con el tiempo se fue consolidando la excelente reputación de la marca
Dammann Frères y en los años 80´s surgieron los Sachets Cristal, inventados por la marca,
estas bolsas muy finas de nylon fueron una revolución, siendo el nylon el único material
que no le aporta ningún sabor al té. Estas bolsas permiten que la hoja de té no se dañe y
que puedan expandirse completamente para así liberar todo su aroma y sabor de manera
adecuada.

Pero por supuesto que su valor radica en la materia prima, los tés vienen de las plantaciones que se producen en los países de: China, Japón, India, Sri Lanka, entre otros. En Dammann Frères compran lotes específicos con la mejor calidad de té.

Actualmente, en el mundo existen lotes de té que no son de alta calidad, que se hacen de
manera masiva.

Para asegurar que no baje la calidad de los productos Dammann Frères se verifica personalmente la alta calidad que busca brindar en todas sus mezclas de té.

Como muestra de la minuciosidad del trabajo de selección, Dammann sólo utiliza dos
hojas y un brote de todo el arbusto. Las hojas frescas que crecen en la punta del arbusto son la mejor calidad de té que se puede encontrar y se recolecta a mano.

Desde 2012, Dammann Frères cuenta con presencia en 62 países.

Después de conocer tantos detalles de esta firma, solo queda disfrutar una deliciosa taza que nos remonta a la tradición francesa.

Te recomendamos

Deja tu Comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img