¡Bienvenido a casa!

Comparte:

El paraíso tiene nombre: La Casa de la Playa. Es un hotel boutique de lujo sostenible con 63 suites, enclavado en la selva maya y con una vista privilegiada a una de las playas más icónicas del mundo, y ofrece una propuesta única de experiencias tailor made para viajeros que coleccionan vivencias y aprecian el espíritu y la calidez de México.

La Casa en la Playa

Se trata de un espacio único, que pone énfasis en los detalles, en el diálogo con la naturaleza y en una cuidadosa curaduría de experiencias innovadoras, con el sello distintivo de la excelencia y welcoming del servicio en el Caribe mexicano.

La Casa de la Playa posee una arquitectura eco-integradora. El diseño, de la autoría de David Quintana, logra un balance magistral entre la estética y la conservación de los ecosistemas y paisajes naturales, debido a su compromiso y al modelo de sostenibilidad del Grupo Xcaret. La naturaleza y su preservación son elementos esenciales de este concepto, que impone una nueva referencia en estancias de lujo sostenibles en el país y en el mundo.

La Casa en la Playa

Este lugar es una invitación para hacer de cada rincón, cada pasillo y cada experiencia, su propia casa. Podrá pedir, servirse, disfrutar y explorar con la confianza y tranquilidad de estar en su hogar.

El respeto por la privacidad de los huéspedes, el acogedor e impecable servicio de su personal, su ensamble culinario, son solo algunas de las perlas que conforman esta joya de la nueva hotelería boutique.

Ensamble Gastronómico

La oferta culinaria de La Casa de la Playa se conforma de cuatro restaurantes de alta gas- tronomía: Tuch de Luna, a cargo de la chef Martha Ortiz; Estero, de Virgilio Martínez, y Centli y Lumbre, de los hermanos Rodrigo, Patricio y Daniel Rivera-Río. Este exclusivo ensamble trabaja bajo la supervisión de Franco Maddalozzo, director de Gastronomía de Hoteles Xcaret.

La Casa en la Playa

Chocolatería es una experiencia sensorial diseñada por Mao Montiel. Este espacio rinde tributo a uno de los tesoros más apreciados por los mayas: el cacao. Se trata de un exclusivo escaparate de golosinas con base en el chocolate.

Para los amantes del vino, La Casa de la Playa tiene reservada una exclusiva selección de etiquetas curadas por la sommelier Sandra Fernández, que incluye una línea propia. Todas las experiencias gastronómicas que ofrece incluyen un maridaje de vinos, aperitivos y digestivos que resaltan los sabores que cada uno de los chefs ofrecen en sus restaurantes.

Lee la nota entera en nuestra edición virtual interactiva: High & Beyond Náuticos

Te recomendamos

Deja tu Comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img